Novedades del sitio

Día del aborigen americano, poema Ñande Ypykuéra, de ROSICRAN

 
Curso Guaraní
Día del aborigen americano, poema Ñande Ypykuéra, de ROSICRAN
by Curso Guarani - Sunday, 19 April 2015, 4:04 PM
 

   En la fecha en que se conmemora el día del aborigen americano, echamos una mirada al poema “Ñande Ypykuéra" que es una exposición poética sobre la creación.  No hay que olvidar como bien acota Tadeo Zarratea, el autor no fue antropólogo ni etnólogo si no poeta.    “Ñande Ypykuéra" (1929), que fue su obra cumbre, con un total de 2.800 versos. Escribió sus poemas bajo el seudónimo de "Rosicrán".  Transcribimos aquí unos fragmentos de su obra que se inicia así:

         - "Pejoayhúke ha peñemoñáke taiñasãi pene ñemoñare arapy tuichakue javeve, ha peñeha'ã tojoayhu ha'ekuéra avei oñondive. Pya'eterei pende retáta ko arapýpe ha ore roñangarekóta pende rehe amo yvate guive. Rojapóta opaite mba'e peikotevẽva'erã guive. Peguerekóta yvy, y, tata, yvytu, ka'aguy ha opa mba'e. Peiporu kuaa guive ore remimoĩngue napeikotevẽichéne mba'eve rehe. Ikatu haguãicha peikuaa mba'e vai ha mba'e porã, mba'éichapa oikoe3 ojuehegui, rohejáta pende apytépe mokõi ánga penemoirũ haguã tapiaite pende rekovépe. Peteĩ ánga porã hérava "Angatupyry" ha ambue ánga vai hérava "Tau". Py'ỹinte4 ha'ekuéra oikovai ha oñorairõva'erã oñondive penemoingovai haguã avei peẽme oñondive. Ha'ekuéra ndojechaukamo'ãi peẽme. Máramo5 ndapehechamo'ãi chupekuéra".

         Péicha opoi chuguikuéra, Tupã ha Arasy, ha péicha ñande ypykuéra rekove nepyrũmby ko arapýpe.

         Sypavẽ oñepyrũ imemby, mbohapy kuimba'éva ha kuñáva katu hetaiterei. Tume Arandu héra imemby ypykue; mokõiha katu héra Marangatu ha mbohapyha Japeusa. lmembykuñanguéra apytépe katu irundýnte ojekuaa ha herakuã porã6 pe hekohakuérare: Porãsy, iporãiterei rehe; Guarasyáva, ijytaiterei rehe; Tupinamba, imbareteterei rehe ha Yrasẽma, ombopu porãre mbaraka ha opurahéi porãiterei rehe.

         Marangatu katu oguereko peteĩ tajýra iporãitereíva hérava "Kerana". Péicha oñehenói oketereíre. Ha'éntemavoi mitãkuña iporã ha oñeporãngerekóva7 ijapytepekuéra. Ojehayhu ha'ére Sypavẽ remiarirõ8 ypykue.

         Tau, pe mba'evai rerekua, mbeguekatúpe ohayhu Keranáme hikóni ra'e ñemiháme, ha peteĩ árape ndojejokovéi ha ojapo ijehegui peteĩ karia'y hechapyrã iporãmbajepéva, ikatu haguãicha Kerana ohecha ichupe. Péicha oñepyrũ ojuecha hikuái. Pya'évoi oñemoĩ hikuái peteĩ ñe'ẽme ha okañy oñondive.

         Angatupyry, mba'e porã rerekua, oipysyrõsemo'ãkuri Keranáme ha ndaipu'akái Taúre oipytyvõgui kóvape itaitaguasu9 Pytajovái.

         Ko ñererokañynguére10, tekovai ñepyrũmby ñande ypykuéra apytépe, ipochy maymáva oĩ haguéicha, ha ojerurejoa hikuái Arasýpe oity haguã Tau ári tekojoja hembiapo vaikuére. Arasy omosarambi hi'ári opáichagua ñe'ẽngai11. Ohupytýgui vaicha ichupe umi ñe'ẽngai vai, Kerana imemby peteĩ mba'e guasu vai (monstruo) tuichaiterei oikoéva ichuguikuéra. Peteĩ tymba ka'aguy iñakã pokõiva, hova jagua ha hete tejúva. Mokõiha katu imemby peteĩ mbói iñakã ha ijuru tu'ĩva. Upéicha oho hese Tau ha Kerana imemby peve kóva pokõi mba'e guasu vai. Herakuéra hína: "Teju Jagua", "Mbói Tu'ĩ", "Moñái", "Jasy Jatere", "Kurupi", "Ao Ao" ha "Huicho".

      “Ñande Ypykuéra" (1929), que fue su obra cumbre, con un total de 2.800 versos. Narciso R. Colmán nació en la ciudad de Ybytymí, en el departamento de Paraguarí el 29 de octubre de 1880. Escribió sus poemas bajo el seudónimo de "Rosicrán" 

   Peteĩteĩ ko'ã Tau ha Kerana ñemoñare, heñóiva'ekue vaicha hi'arape'ỹ, oñepyrũ ohechauka heko vai tekovekuéra apytépe. Ha'ete vaichavoi añánte oisãmbyhýva ichupekuéra. Ko'ẽ ko'ẽre ojapo hikuái sarambi, itarováva rembiapo memete. Oipyso angata vai maymáva iñanáma ha iñanama'ỹ apytépe. Ndaiporivéi py'aguapy pe tekoháre, oiko jeporojuka, kuña ñererokañy, ahániri katu kuña ñerairõ, óga jehapy, ñemonda opáichagua; michĩ michĩ ha oñorairõmbáta oñondivekuéra oimeraẽva vyroreíre.

         Peteĩ pyharevépe, Tau ojepy'amongeta12 ha opukavy ahéi13 vai omañávo ta'yrakuérare, ha he'i ijupe:

         - Héẽ... Umi kuña ndaje oity che ári opáichagua ñe'ẽngai raka'e aguerokañy haguére Keranáme, ha upévare ndajeko ã che ra'ykuéra osẽ ãicha. Marãve ndoikói. Ágãnteko ohupytýne ichupekuéra che ra'ykuéra rembiapo vaikue ha upévo ohechakuaáne ijuru ojereha hesekuéra.

 1. Taupaha: Humanidad (Taupa: familia)

2. Aranduka: Libro

3. Oikoe: Se diferencia, se distingue.

4. Py'ỹinte: A menudo.

5. Máramo: Nunca

6. Herakuã porã: Tiene buena fama.

7. Porãngereko: Admirar.

8. Temiarirõ: Nieta.

9. Taitaguasu: Abuelo.

10. Ñererokañy: Rapto.

11. Ñe'ẽngai: Maldición.

12. Ojepy'amongeta: Piensa, medita.

13. Ahéi: Burla.

 GÉNESIS DE LA HUMANIDAD

(Mitología)

         Narciso R. Colmán es autor de un libro titulado "Nuestros Antepasados" (Ñande Ypykuéra). En él cuenta el autor que Tupã y su esposa Arasy, un día bajaron a la tierra, al lugar denominado Ariguá (hoy Aregua) y construyeron de arcilla dos seres a su imagen y semejanza para dar inicio de esa forma a esta humanidad. A la criatura masculina la llamaron Rupavẽ. A la mujer la llamaron Sypavẽ. Muchos consejos les dieron Tupã y Arasy a ambos en estos términos:

         "Ámense y multiplíquense para extender sus descendientes por todo el mundo y procuren que ellos también se amen entre sí. Muy pronto poblarán toda la tierra y nosotros les cuidaremos desde allá arriba. Crearemos todo lo que han de necesitar. Tendrán tierra, agua, fuego, viento, bosque, tendrán de todo. Siempre que usen con prudencia lo creado por nosotros, no necesitarán nada en la vida. Para que puedan distinguir el bien del mal, dejaremos entre ustedes dos espíritus que les acompañarán en su vida. Un espíritu bueno que se llama "Angatupyry" y el otro espíritu malo que se llama "Tau". A menudo ellos reñirán entre sí para tratar que ustedes también riñan entre sí. Ellos serán invisibles. Nadie les podrá ver".

         Así dejaron en libertad Tupã y Arasy a las dos criaturas y así empezó la vida de nuestros antepasados en este mundo.

         "Sypavẽ" empezó a procrear; tuvo tres hijos y varias hijas. "Tume Arandu" fue el primogénito, el segundo se llamó "Marangatu" y el tercero "Japeusa".

         Entre las hijas, solamente, cuatro cobraron rápida notoriedad: "Porãsy", porque era muy bella; "Guarasyáva", porque no tenía rival como nadadora; "Tupinamba", por su fuerza física incomparable y por último, "Yrasẽma" (murmullo de las aguas), porque ejecutaba la guitarra y cantaba maravillosamente.

         "Marangatu" llegó a tener una hija muy hermosa que se llamaba "Kerana", porque era muy dormilona. Era la niña mimada y siempre admirada entre ellos. Mucho le querían por ser la primera nieta de "Sypavẽ".

         "Tau", el espíritu del mal, merodeaba por la casa de "Kerana" y de a poco fue enamorándose de ella, hasta que un día, no pudiendo ya contenerse, como él era invisible, se dio a sí mismo una forma humana transformándose en un apuesto y elegante joven para que "Kerana" pudiera verlo. Así empezaron a verse y muy pronto se pusieron de acuerdo para escaparse ambos. "Kerana" aceptó ser raptada por "Tau" y así lo hicieron.

         "Angatupyry", el espíritu del bien, quiso defenderla a "Kerana", pero no pudo contra "Tau", porque éste recibió la ayuda de su fornido abuelo "Pytajovái".

         A raíz de tal rapto, primer pecado entre nuestros antepasados, montó en cólera la gente, que pidió a Arasy un severo castigo para "Tau" por la fechoría cometida.

         Arasy desparramó sobre él toda clase de maldición y aparentemente como consecuencia: Kerana tuvo siete hijos monstruos, los llamados "Fenómenos maléficos". El primero, un animal enorme con siete cabezas de perro y cuerpo de lagarto. El segundo una serpiente con cabeza y pico de loro y así fue pariendo hasta completar siete monstruos. Sus nombres son: "Teju Jagua", "Mbói Tu'ĩ", "Moñái", "Jasy Jatere", "Kurupi", "Ao-Ao" y "Huicho".

         Estos descendientes de "Tau y Kerana" que nacieron sietemesinos, empezaron a mostrar sus maldades entre la gente. Parecía que el mismo diablo les orientaba. Todos los días cometían pillajes y tropelías. Nerviosismo y preocupación sembraban por doquier entre propios y extraños. Terminó la tranquilidad en la comarca desde la aparición de estos fenómenos; se sucedían homicidios, raptos de mujeres, violaciones, incendios de viviendas, robos de toda clase; la gente se agredía recíprocamente por hechos sin importancia.

         Una mañana, "Tau", mirando a sus hijos deformados, pensó y sonrió irónicamente diciéndose a sí mismo:

         - Hablan de que las mujeres me maldijeron por haber raptado a Kerana y que por eso tengo estos hijos contrahechos. No importa... Ya pronto les llegará también mi maldición y sufrirán también lo que ellas me desearon a mí. Ahora en más ya les alcanzarán las obras malas de mis hijos y ahí se darán cuenta de que las maldiciones recaerán sobre ellas.